Ricoh compra energía verde para alcanzar su compromiso de reducción de emisiones de CO2

Ricoh reducirá sus emisiones de CO2 a la atmósfera un 30% en 2020 respecto de las emanaciones registradas en el año 2000, según se desprende de su Informe de Sostenibilidad 2016, publicado recientemente.

Para lograrlo, desde el área de Facility Management, se ha renovado el contrato de suministros eléctricos de los centros de trabajo que la compañía tiene en España, (17 espacios de oficinas y 2 centros de producción) que consumen anualmente algo más de 2 millones de kWh. A partir de ahora, incorporarán “Certificado Verde”, por el que se garantiza el origen de la energía consumida, generada por energías renovables, de esta forma Ricoh España se alinea con los objetivos globales del grupo.

Ricoh plantea en su Informe de Sostenibilidad una serie de objetivos que, como la reducción del impacto medioambiental a medio y largo plazo (2020 y 2050), la prevención del calentamiento global, el reciclado y conservación de la biodiversidad, o la prevención de la polución, preocupan a su ecosistema de socios, colaboradores y accionistas y, por extensión, al conjunto de la sociedad.

La sostenibilidad forma parte del ADN de Ricoh desde sus orígenes, por ello, trabaja para lograr un negocio sostenible 360º. Así, y en línea con las directrices del Mid-Term Management Plan de Ricoh, que abarca desde abril de 2014 hasta marzo de 2017, Ricoh debe llegar a 2020 siendo una compañía environmental-friendly.

Para ello, en el ámbito de la conservación de la energía y de la prevención del calentamiento global, los máximos responsables de Ricoh creen en el compromiso con las generaciones futuras y por ese motivo la compañía destina anualmente recursos para mantener un negocio sostenible. A tal fin, se han propuesto cumplir con el objetivo de reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera un 30% de cara al año 2020, un porcentaje que habrá de elevarse hasta el 87,5% en el horizonte del ejercicio 2050, tomando como referencia el nivel de emisiones del año 2000.

En relación a la conservación de la biodiversidad y del reciclado de recursos, Ricoh planea rebajar la introducción de nuevos recursos un 25% en 2020 y un 87,5% en 2050, partiendo del nivel alcanzado en 2007. Asimismo, se plantea, de cara a 2050, reducir el uso o reemplazar la mayor parte de los productos con elevado riesgo de agotamiento como, por ejemplo, el petróleo, el cobre y el cromo.

En paralelo, y con el fin de prevenir la polución y minimizar el riesgo de las sustancias químicas a lo largo del ciclo de vida de los productos, Ricoh cumple con las directrices del Strategic Approach to International Chemicals Management (SAICM), revisadas en marzo de 2012.

De cara a avanzar en todos estos objetivos, Ricoh abrió en 2015 Ricoh Eco Business Development Center y laRicoh Future House. Con ambos, la compañía intenta elevar la implicación de la sociedad: acercando a los jóvenes a la ciencia y promoviendo acciones de conservación que velen por la sostenibilidad del planeta.