Las ventajas que ofrece un catálogo impreso

CATALOGO2 rgbPuede parecer que el uso de medios digitales atrae más la atención del público, pero no siempre se cumple esta premisa. En muchas ocasiones, cuando alguien recibe un catálogo online por email, suele mandarlo a la papelera rápidamente. Tal vez se pare a mirarlo, pero el tiempo que usa para observar los productos del catálogo digital es menor al utilizado para ver un catálogo en papel. Quizá se deba a que se pasa cada vez más tiempo frente a pantallas.

Muchos trabajos ya se realizan por computadora. Esto ayuda a que haya gente que pueda trabajar desde casa, o hacer los trabajos de manera más rápida y concienzuda porque toda la información está a un click de ratón. Además de ordenadores, las tabletas están tomando su posición. Se usan para poder trabajar fuera de la oficina, para leer, para jugar, para escribir. Todo lo llevas en la tableta. Y por último, los móviles inteligentes. ¿Quién no lleva hoy en día uno de ellos? Mensajes, música, fotos. Todo está en este pequeño aparato que se lleva en un bolsillo. Pero la tecnología está saturando y cuando se llega a casa, tener un catálogo entre las manos, lo mismo que un libro, hace que pasar páginas sea una actividad relajante después de un duro día de trabajo. Aunque hay tabletas con las que se puede fingir que se pasan páginas mientras lees, la sensación no es la misma que la real.

Antes se decía que “quien tiene la información tiene el poder”, pero se podría decir mejor “tiene la duda”. Internet es una puerta a la información. Si quieres comprar algo, hacer un viaje o un regalo, hay tantas páginas webs que ofertan casi los mismos productos que no sabes donde parar. Pasas una página y otra y otra. Al final se recibe tanta información que uno se cansa y deja de buscar. No pasa lo mismo con un catálogo. Si se hace de la manera adecuada puede llamar tanto la atención, que los clientes se quedarán con tu marca.

CATALOGO3 rgbUn papel apropiado, una buena distribución del espacio y una encuadernación adecuada pueden conseguir que un cliente se acuerde de ti cuando necesite comprar un producto.

Es importante que un catálogo tenga un buen uso del espacio. Hay algunos catálogos que están llenos de fotos, precios y dibujos de ofertas tan juntos unos de otros que te acabas mareando. Pero permitir espacio suficiente, que no parezca todo un enredo, ayuda a que el cerebro asimile lo que está viendo.

Ahora los catálogos finos de dos o tres páginas, no llaman tanto la atención. Se tiran rápidamente sin mirar, tan siquiera, que es lo que ofrecen. Pero un catálogo en buenas condiciones, puede llegar a parecer un producto de lujo. Algo que quieres tener para sentarte tranquilamente a ojearlo en casa, cuando estés tranquilo. A veces, incluso, dejarlo unos días sobre la mesita de centro y ojearlo durante el tiempo libre del que dispones el fin de semana. Se convierte, casi, en un libro de cabecera. Este tipo de catálogos dan la sensación de opulencia, y terminan siendo los más buscados por los clientes. También aquellos que tienen cupones de ofertas. Y es que la economía es lo principal.

Es muy fácil conectar los catálogos de papel con lo digital. Al final del mismo se puede añadir un código QR que lleve al cliente a la página web de la empresa. Y es que, querer tener catálogos impresos, no quita que se pueda publicitar la empresa en medios digitales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *