El mito de la impresión digital B2 para imprimir a bajo costo, con máxima calidad y en breve tiempo

Impresión digital B2

Los sistemas de impresión digital B2, (500 x 700mm.), de pequeño formato parecen ser una alternativa eficaz para los sistemas de impresión offset por pliegos de tamaño medio al ayudar a los impresores a controlar los costos. Sin embargo, es necesario un examen más detallado de los requisitos de la aplicación y los costos de mano de obra y sustratos para comprender realmente el valor y el riesgo, del formato de impresión digital B2.

Si aplicamos la mentalidad offset, es lógico concluir que los trabajos digitales impresos en pliegos más anchos tienen menores costos de producción y son una alternativa eficiente al offset para trabajos de tiradas cortas y plazos ajustados. La adopción de los sistemas de impresión digital por pliegos con un tamaño de pliego que comienza en 500 x 700 mm se basa en este supuesto.

Pero los sistemas de impresión digital tienen una escala diferente a la de los sistemas de impresión offset. La relación entre el tamaño de cilindro y el tamaño de la imagen es totalmente diferente y la anchura de pliego es solo un factor en el complejo panorama de la productividad. Muchas aplicaciones que se imprimen normalmente en sistemas de impresión digital B2 son imposiciones de varias páginas por cara de piezas de formato relativamente pequeño, como por ejemplo, colateral A4 o correo directo.

Cuando llega el momento de evaluar la rentabilidad de un sistema de impresión digital, la pregunta real que tenemos que contestar es con que rapidez puede producirse una aplicación concreta con el menor costo general, incluyendo mano de obra, costo de capital, costo de energía, sustratos y acabado. Una rápida mirada a varias aplicaciones que suelen imprimirse en sistemas de impresión B2 demuestra que no siempre es la plataforma de producción más rentable.

Una de las aplicaciones promocionada como ideal para los sistemas de impresión B2 son los pósteres. Un repaso más detallado a las cifras demuestra que esto no es así. Con un tamaño terminado de 686 x 1016 mm, los pósteres de películas estándar son demasiado grandes para imprimirse en un sistema de impresión en formato B2. Incluso los pósteres comunes, con un tamaño de normalmente 610 x 914 mm. son demasiados grandes para sistemas de impresión B2.

Impresión digital B2

Los únicos tipos de pósteres que realmente se adaptan al sistema de impresión B2 son las piezas de formato mediano-pequeño, que representan una fracción reducida del mercado. Aparte de los pósteres, hay muchas otras aplicaciones para las que el formato B2 es demasiado pequeño. Los folletos plegables de ocho paneles y las cajas plegables de medianas a grandes no pueden producirse en sistemas de impresión B2.

El formato B2 es muy familiar para muchos centros de impresión comercial con sistemas de impresión offset, que ya cuentan con equipos de acabado y encuadernación compatibles con salida de tamaño B2. Sin embargo, introducir volúmenes más elevados de trabajos digitales de tiradas cortas y plazos breves puede que no sea tan fácil como parece y puede alterar las operaciones existentes. El equipo de acabado tradicional, que no está diseñado para manejar superficies de impresión digital, puede causar además, un alto índice de desechos para la salida digital.

La reducción de la cantidad de manipulación que se necesita desde el inicio al acabado es un elemento importante en el control de los costos de producción; más manejo de material impreso se traduce en costos más elevados para los desperdicios y los desechos potenciales. Esto también conlleva mayores costos de mano de obra, que son intrínsecamente necesarios con pliegos B2 cuando se comparan con pliegos de formato más pequeño. Muchos impresores incluyen un 10% extra en sus cálculos para cubrir la mano de obra asociada con la manipulación de pliegos B2.

B2 es un tamaño incómodo que aumenta los costos de papel, a veces un 10% o más, el tamaño de 500 x 700 mm. No es el más eficiente para los pliegos de tamaños de referencia más populares. Excepto para algunas pocas aplicaciones, como los pósteres pequeños, los pliegos B2 suelen generar más desperdicios de guillotinado que los pliegos de tamaño A4 que están más cerca del tamaño de acabado desde el principio. Además, son cada vez más populares sustratos gruesos y de especialidad no están disponibles en el tamaño B2. Para ser competitivo en el entorno actual de la alimentación por pliegos, la clave es la flexibilidad.

El tiempo de funcionamiento es el rey en el competitivo entorno de la producción actual. Si el sistema de impresión digital B2 se para, la producción se detiene. Los sistemas de impresión B3+ de formato de formato más pequeño son menos caros de adquirir y un solo operador puede manejar varios sistemas de impresión, lo que permite adaptar su capacidad de inversión en segmentos más manejables e instalar la redundancia necesaria para maximizar el tiempo de funcionamiento.

www.kodak.com/go/print

www.kodak.com