Adiós a Ramón Xirau, poeta, filósofo, editor, maestro, que llegó a México con el exilio español, murió a los 93 años

Ramón Xirau, catalán de origen, quien llegó a México a los 13 años con el exilio español, murió el pasado 26 de julio a los 93 años. Fue ante todo un gran humanista en el sentido más extenso de la palabra. Su esposa Ana María de Icaza, lo describió como un hombre bueno, brillante e inteligente, fue su compañera durante 68 años en los cuales escribió 45 libros.

Mexicano por convicción

Ramón Xirau, nació en Barcelona, el 20 de enero de 1924, fue poeta, filósofo, ensayista, maestro, investigador, preservador y promotor de la cultura en México, su segunda patria desde 1955 cuando se naturalizo. Hizo sus estudios en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Fue alumno de La Sorbona, de París. Maestro de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM desde 1949. En tres ocasiones tuvo la beca de la Fundación Rockefeller, y en 1971 la Guggenheim.

Ramón Xirau, fue velado en su casa de San Ángel tal como el anhelaba, se le rindió un homenaje de cuerpo presente en El Colegio Nacional, institución de la cual fue miembro desde febrero de 1974. Fue sepultado en el Panteón Español de la Ciudad de México.

El Colegio de México, la Academia Mexicana de la Lengua y el Fondo de Cultura Económica, lamentaron la muerte de este gran humanista, quien recibió la Orden Isabel la Católica y la Medalla Gran Cruz del Mérito Civil del gobierno español.

El presidente Enrique Peña Nieto, lo llamó “pilar de la cultura en México, quien tendió un puente que une a nuestro país con el mundo”. María Cristina García Cepeda, secretaria de Cultura, escribió en su cuenta de Twitter: “Admirable hombre de letras, intelectual imprescindible; Ramón Xirau y Ana María de Xirau auspiciaron admirablemente la revelación de nuevos poetas. Mi pésame para ella y a la comunidad intelectual”.

La muerte de Ramón Xirau sacudió al mundo intelectual de México, nosotros le decimos adiós al filósofo que entregó la vida a las letras y al pensamiento en su patria de adopción.