No debemos temer ante la posible cancelación del TLCAN; contamos con economía robusta y fuerza de trabajo muy hábil

Al terminar la cuarta ronda de negociación sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, (TLCAN), se determinó volverse a reunir en la ciudad de México durante el primer trimestre de 2018

La postura de Donald Trump en las negociaciones ha recibido severas críticas dentro de su país. En un editorial del periódico The Wall Street Journal, la biblia de los negocios, se dijo que finiquitar el pacto supondría el mayor error económico desde que Richard Nixon quebró Bretton Woods e impuso controles de precios y sueldos.

Paul Krugman, Premio Nobel de Economía 2008, en un foro organizado por el The New York Times, el académico calificó de “píldoras venenosas” las demandas estadounidenses, que incluyen cambios en la vigencia del acuerdo y en las reglas de origen.

“Hay mucho dinero invertido en la continuación de TLCAN. Ya no tenemos un sector de una industria mexicana ni estadounidense, sino más bien un complejo de fabricantes norteamericanos, es decir, empresas integradas que han construido sus líneas de manufactura a partir de la ventaja del libre intercambio”.

“De cualquier manera México va a sobrevivir, es un país que tiene una economía robusta, tiene una fuerza de trabajo dispuesta, ha adquirido muchas habilidades en la manufactura durante los últimos 30 años, no es un país que se va a quedar en la nada, pero si va a quedar más pobre de lo que estaría con el TLCAN”, afirmó el Premio Nobel de Economía.

Ildefonso Guajardo, secretario de Economía de México, explicó que “nada se está muriendo”, por el contrario subrayó: “la siguiente reunión y las del primer trimestre de 2018 nos dice que todos estamos en la voluntad de encontrar soluciones, no será fácil, aunque hay factores muy importantes que juegan en el terreno de los calendarios políticos”.

Si el TLCAN desaparece, México será el país más afectado, de acuerdo con un reporte de Moody´s Analytics, el país perderá 951 mil puestos de trabajo, en tanto Estados Unidos eliminaría poco más de 250 mil empleos y Canadá poco más de 125 mil fuentes de empleo.

Por sectores, aquellos más afectados en México serían los textiles, los artículos de vestir, la maquinaria pesada y la industria automotriz, de acuerdo con ImpactEcon.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *