El Museo del Estanquillo entregó el Primer Reconocimiento Gabriel Vargas al ilustre monero Eduardo Humberto del Río García, el tal Rius creador de Los agachados

Por Alida Piñon en artículo publicado en el periódico EL UNIVERSAL de la Ciudad México con ilustraciones del suplemento CONFABULARIO del mismo periódico

El Museo del Estanquillo a partir de este año se decidió instituir el Reconocimiento Gabriel Vargas para destacar la labor de los moneros y caricaturistas que han tenido una notable trayectoria en el país, con el apoyo del gobierno de la Ciudad de México a través de la Secretaría de Cultura capitalina.

Para esta primera edición, el Comité de Selección, integrado por el escritor Juan Villoro, el monero Rafael Barajas El Fisgón, el caricaturista José Monero Hernández, el grafitero Bef (Bernardo Fernández) y el escritor de cómics Francisco Haghenbeck, decidió otorgarle el reconocimiento a Rius, Eduardo Humberto del Río García, (Zamora, Michoacán, 1934), por considerarlo como un referente cultural del país.

Al recibir el reconocimiento Rius expresó: “Soy alérgico a los homenajes, creo que son para cuando uno se muere, creo que se adelantaron un poquito”, dijo con humor característico ante decenas de personas que le gritaban “¡Gracias Rius!”. Y añadió: “No está uno acostumbrado a que hablen bien de uno, aunque sean los amigos los que lo hacen, pero se siente bonito, se siente lisito; así que no sólo agradezco a los que levantaron calumnia y media contra mi, sino también a mis grandes colegas, a mis amigos y amigas que andan por acá echando relajo”.

foto2rgbEl Museo del Estanquillo estaba repleto. Ahí estaban moneros como Helio Flores, historiadores de la caricatura, como Agustín Sánchez entre otros. Fue una tarde llena de risas y agradecimiento para el autor de las historietas Los supermachos y Los agachados, así como libros clásicos como Cuba para principiantes y Marx para principiantes.

Rius, quien fue un fuerte crítico del sistema político y de la sociedad, quien con su ingenio y sátira ha abordado distintos temas, dejando su huella en generaciones de lectores, indicó:

“En este momento estoy ejerciendo una profesión para la que no estaba acostumbrado: hace cerca de dos meses me dijeron que yo pasaba a la categoría de enfermo terminal. ¿Qué es eso de enfermo terminal? Pues alguien que se va a morir, entonces todos somos enfermos terminales. Aunque yo lo soy porque se alojaron indebidamente en mi bello organismo dos pequeños cánceres, están chiquitos. Así que estoy pasando por esta etapa de mi vida por la que todos vamos a pasar, así que no me sorprende demasiado. Mi cuerpo médico cuida de mi y me está garantizando que voy a morir en perfecto estado de salud”. Y el Museo se colmó de risas, de aplausos y vivas.

Rius es uno de los mejores caricaturistas de México, un referente cultural, un gran educador y formador de públicos y una institución de la caricatura mexicana.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *