La prensa de offset de hoja Manroland Evolution 700, es la más avanzada tecnológicamente del mundo

FOTO2 RGB“El notable crecimiento de los envases impresos en todo el mundo y el aumento de la demanda de los productos de marca entre los consumidores, es la piedra angular de nuestro negocio”, dijo en entrevista Rafael Peñuela Torres, director general de manroland sheetfed, al periodista Nick Coombes de la revista FOLDING CARTON INDUSTRY, el pasado mes de mayo.

“Creo que el futuro del offset de pliego es brillante a corto y largo plazo, a pesar de los cambios que están ocurriendo e nuestra industria”, dice Peñuela Torres.

¿Qué tiene que ofrecer Manroland a las empresas de impresión? “Desde el principio decidimos mantener nuestra cartera completa de máquinas de impresión. Manroland es conocida por sus máquinas de impresión de formato medio y grande, conocidas como las máquinas de las series 700 y 900. No vemos la impresión digital como una amenaza importante en nuestros principales mercados de embalaje y de impresión comercial de alta calidad. Solamente un pequeño porcentaje de toda la impresión de produce en las máquinas de impresión digitales de hoy, tanto inkjet o el tóner, y el coste por pliego para la mayoría de los formatos coloca al offset muy por delante. Con los avances que hemos logrado en la aceleración de los tiempos de preparación y los cambios de trabajo, incluso en tiradas tan cortas como 1,000 ejemplares, podemos competir con el digital. Por supuesto, lo que el digital si puede hacer que el offset no puede, es personalizar, por lo que para comparar el mismo producto para tiradas muy cortas está claro que el digital es el camino a seguir”.

FOTO3 RGBManroland es parte de la familia de empresas Langley Holdings, de Tony Langley, pero tiene un gran grado de autonomía, pues Langley tiene una visión a largo plazo de sus inversiones y con orgullo se llama a si mismo Rolander y se interesa fuertemente por lo que hace la empresa. Tiene una comprensión profunda de los negocios y una fuerte creencia de que está encaminada en la dirección correcta.

Por último, Nick Coombes le pregunta a Rafael Peñuela Torres si está satisfecho por haber asumido la tarea de reconstruir la empresa desde las cenizas de la insolvencia. Con gran seguridad Peñuela Torres dice : “¡ Absolutamente! Ha sido muy gratificante saber que no solo hemos salvado una selecta y antigua institución, sino que también la hemos llevado al siglo XXI, sin mencionar la conservación de cientos de puestos de trabajo y el apoyo a miles de talleres de impresión en todo el mundo. No merece la pena pensar en cuánto habrían sufrido esos impresores si la compañía hubiera desaparecido. Por supuesto, el mundo de la impresión en su conjunto habría sido más pobre si no hubiéramos tenido éxito. Ahora nuestro paso es enérgico y alegre y tenemos puesta la vista en el futuro”