La estandarización de la administración del color

La estandarización del color está avanzando a pasos agigantados. Es por esta razón que las normas ISO han consolidado un modelo necesario para que todos los profesionales se guíen por los mismos parámetros y no se caiga en una utilización excesivamente libre de modelos. Para conocer un poco más, Instituto Tecnológico de Óptica, Color e Imagen (Aido) ofrece este artículo.

La producción impresa también se está viendo afectada por la globalización y, cada vez más, se incrementa el volumen de impresos que traspasan fronteras; lo que, por otra parte, exige una unificación de criterios para la reproducción del color que asegure un mismo resultado impreso. El estándar ISO 12647 permite, precisamente, homogeneizar dichos criterios y asegurar una correspondencia de color entre pruebas e impresos de producción, así como entre distintos talleres de impresión.

Ahora bien, es necesario asegurar un mismo resultado de color entre los distintos impresores ya que el producto gráfico requiere una uniformidad en sus acabados independientemente de dónde haya sido impreso. Por este motivo, el cliente, cada vez más, solicita al impresor el cumplimiento de unas especificaciones técnicas comúnmente aceptadas o estandarizadas.

La estandarización del color

El éxito de la estandarización del color pasa por conocer qué aspectos regulan dichos estándares y qué implicaciones conllevan para el impresor y para el resto de agentes implicados en la cadena de producción. La estandarización del color no significa que todo deba ser uniforme, es decir, no implica que sólo se puedan utilizar los mismos materiales y componentes: mismas máquinas, planchas, mantillas, soportes o tintas, para conseguir un mismo resultado de color. La estandarización significa que se deben considerar ciertas especificaciones como por ejemplo aquellas concernientes a la transferencia del valor tonal (ganancia de punto), y a las características de soportes y tintas empleados tanto en pruebas como en producción, con independencia de los dispositivos, maquinaria y materiales empleados.

Existen distintas recomendaciones de impresión que establecen especificaciones técnicas y consideraciones a seguir para la reproducción del color en impresión como son Gracol, SWOP, Eurostandard System Brunner, etc., que provienen de distintas Asociaciones o empresas privadas. Si bien, las únicas especificaciones técnicas que tiene carácter de estándar internacional corresponden a la norma ISO 12647 en sus distintas versiones.

El comité TC 130 de ISO es el encargado del desarrollo de estándares para el proceso gráfico y está conformado por técnicos y expertos representantes de distintos países de todo el mundo como Alemania, Suiza, Francia, Inglaterra, EE.UU., Japón o Brasil, entre otros.

De entre todas las normas desarrolladas para la estandarización del proceso gráfico, el estándar ISO 12647 “Graphic Technology – Process Control for the Production of the Half-Tone Colour Separations, Proofs and Production Prints”, es el estándar que establece las especificaciones técnicas y tolerancias para la reproducción del color en impresión. Se trata de una familia de normas que, en sus distintas versiones, normaliza los procesos de impresión para offset, prensa, huecograbado, serigrafía y flexografía. En la actualidad, se está elaborando la versión 7, que afecta directamente a la impresión digital y, concretamente, a los sistemas de pruebas.

La norma ISO 12647-1:2004 establece los parámetros, definiciones, aspectos generales y métodos de medición, que normalizarán el resto de la versiones de la norma para los distintos sistemas de impresión.

*Enumera y explica el conjunto mínimo de parámetros primarios de proceso que se precisa para definir claramente las características visuales y las propiedades técnicas correspondientes de una prueba o un impreso de producción en medio tonos obtenido a partir de datos digitales directamente o a través de un juego de películas de separación en medio tonos

*Da las definiciones de los términos generales necesarios para el control del proceso.

*Describe los métodos de medición y los requisitos que se precisan para dar información sobre los resultados.