HERMA 500, una etiquetadora ´bien conectada´

La nueva etiquetadora HERMA 500 es una «trabajadora de red» inigualable: apta para red y controlable mediante Ethernet, con una elevada competencia de integración y parámetros de prestaciones destacados. HERMA se acerca con pasos agigantados al pensamiento de la fábrica inteligente en el ámbito de los embalajes y el etiquetado. Esta incorpora funciones inteligentes para cumplir con las exigencias de la «Industria 4.0».

El modelo sucesor de la HERMA 400, la etiquetadora más vendida del mundo, destaca por su amplia conectividad, su manejabilidad intuitiva, una integración altamente flexible y parámetros de prestaciones excelentes. Una novedad absoluta de HERMA es la funcionalidad web de la nueva etiquetadora. «De esta forma, en el futuro los usuarios pueden realizar la parametrización, el mantenimiento y la operación de una forma rápida y sencilla por Internet. También es posible controlar la etiquetadora a distancia. Esto contribuye a reducir tiempos de equipamiento y mantenimiento para ahorrar costos», explica Martin Kühl, director de la división de máquinas etiquetadoras de HERMA.

Asimismo, es posible conectar la máquina a un controlador de nivel superior mediante interfaces OPC UA e Industrial Ethernet sin la necesidad de instalar componentes adicionales. «Para los usuarios y operarios esto significa, por ejemplo, un control más eficiente de los procesos de producción en instalaciones de embalaje complejas». Gracias a la conformidad UL y CSA, la nueva etiquetadora también podrá utilizarse en el futuro de forma estandarizada en instalaciones de los EE.UU. y Canadá.

HERMA 500
Los beneficios de la nueva versión de la etiquetadora HERMA 500 son únicas en cuanto a conectividad, flexibilidad y manejabilidad, con lo que marcan el camino a seguir en el mundo del etiquetado

La pantalla táctil de color de 4,3 pulgadas puede girarse en pasos de 90 grados, lo que permite leerla en cualquier posición de montaje. Puede operarse con y sin guantes. La estructura de menú está diseñada de forma que no hacen falta más de tres cliks para llegar al punto de menú deseado.

Asimismo, la HERMA 500 puede mostrar avisos y textos en más de 30 idiomas. Mediante la pantalla táctil de fácil lectura también pueden visualizarse manuales de instrucciones, esquemas de enhebrado y temas de ayuda. “El operario dispondrá de esta información directamente. De este modo podemos ayudar con eficiencia al operario a que se ayude a sí mismo”, según Martin Kühl.

Igual que el modelo anterior, la nueva HERMA 500 no requiere un armario de distribución. La unidad de control está integrada directamente en la máquina. Esto hace que la etiquetadora sea extraordinariamente compacta y pueda integrarse con facilidad incluso en un espacio reducido. La posición de la etiquetadora puede cambiarse dentro de la instalación con solo unos pasos o, en caso necesario, puede emplearse en otra línea de producción.

Asimismo, la maquina es ampliamente compatible con la versión anterior en lo que se refiere a la geometría y a sus puntos de conexión: en caso necesario, solo hay que retirar la etiquetadora vieja e instalar la nueva. Vale la pena hacerlo aunque solo sea por su mejor rendimiento: incluso con enrolladores y desenrolladores mecánicos, la HERMA 500 consigue una velocidad de etiquetado de 50 metros por minuto; hasta ahora el límite estaba en 40 metros por minuto. “El alcance de prestaciones global de la HERMA 500 es único en todo el mundo gracias a la combinación de conectividad, flexibilidad y manejabilidad”, afirma Martin Kühl.

Cabe destacar que la empresa HERMA GmbH, con sede principal en Filderstadt, es el primer especialista europeo en la técnica de autoadherencia.