Empaques con cero fallas: ¿mito o realidad? BOBST lo aclara

Si bien es cierto que la calidad es uno de los elementos diferenciadores más importantes en el sector de los empaques, pero ¿se puede tener un empaque con cero fallas? BOBST aclara el mito. Aunque hay otros factores que también cuentan como la rentabilidad, sostenibilidad, los plazos, si en última instancia el empaque no supera el test de calidad puede poner en riesgo toda una tirada y llevarse por delante la relación con el cliente.

¿Cómo pueden mantener los fabricantes el control de calidad en un entorno cada vez más competitivo en el que los márgenes cada vez son más estrechos y las tiradas cortas con plazos ajustados son más habituales?

Pierre Binggeli, director de marketing de productos de la división de plegadoras-encoladoras Sheet-Fed de BOBST, ayuda a despejar esta duda. “Conseguir un empaque con cero fallos es un objetivo clave de todos nuestros clientes. Lo que buscan es garantizar una producción de calidad perfecta y una detección oportuna de cualquier error dentro de la cadena de producción”.

BOBST

BOBST fue la primera empresa en presentar un sistema de control de calidad en línea completamente integrado en una plegadora-encoladora en 2011, con la primera generación de ACCUCHECK que permite una progresión fluida sin necesidad de un control de calidad adicional en el proceso. Esta solución inspecciona las piezas de cartón para detectar posibles defectos cuando entran en la plegadora-encoladora BOBST. Desde entonces, ACCUCHECK se ha convertido en un referente para la industria y en una herramienta imprescindible para los clientes del sector farmacéutico en particular.

La capacidad de inspección de ACCUCHECK es muy completa e incluye una precisa medición del color e inspección del texto, detectando así cualquier defecto de impresión como omisiones de impresión, errores de texto, fallos de códigos y variaciones cromáticas. Además, permite realizar un análisis exhaustivo de la integridad del sustrato, evitando daños, polvo (con el dispositivo de eliminación de polvo), grasa o cualquier otro elemento externo en los cartones.
Las variaciones de registro entre procesos (impresión, corte, aplicación de película o gofrado) se miden con precisión gracias a su sistema único de iluminación patentado, y todos los procesos de embellecimiento como la aplicación de películas, el barnizado o el gofrado son inspeccionados minuciosamente. Inspecciona el 100% de las poses barnizadas, metalizadas y gofradas. Las cajas defectuosas (con salpicaduras, puntos, arañazos o rayaduras) se expulsan automáticamente, con un control de la calidad del 100% de la producción.

Asimismo, la nueva ACCUCHECK es compatible con la última generación de máquinas MASTERFOLD 75 / 110 o EXPERTFOLD 50 / 80 / 110. Inspecciona cuidadosamente poses de cartón a velocidades de hasta 500 m/min o 140 000 cajas por hora. Con ello se convierte en la máquina de control de calidad en línea más rápida, capaz de funcionar a plena velocidad con ACCUBRAILLE.
Este último ofrece a los fabricantes la posibilidad de estampar Braille en los cuatro paneles de la caja, incluso transversalmente con respecto a la dirección de procesado. Permite una completa gestión de PDF con un pack de funciones que incluye la comprobación de la corrección del texto y de las referencias, requisitos imprescindibles para el sector farmacéutico.