¿Cuál es el papel que juega el plástico ante la Pandemia de Coronavirus?

plástico
En estos momentos para la sociedad, el plástico es vital para promover y garantizar la higiene personal

Ante la “paralización” del mundo por la actual pandemia del Coronavirus que ha puesto y está poniendo a prueba el tejido social desafiando a gobiernos, empresas e individuos; es momento de reforzar el papel clave que juega el plástico y los polímeros para mantener a las personas seguras y saludables.

La ironía es que, hasta hace poco, los plásticos en algunos sectores se consideraban el flagelo de la tierra, desde una perspectiva de sustentabilidad. Pero la necesidad de encontrar formas de contener la propagación del virus y de servir, tanto a los pacientes como a los médicos, ha subrayado las propiedades que ayudan a hacer que los plásticos sean tan vitales para la sociedad, incluida su capacidad para promover la higiene y ser altamente desechables.

Algunos organismos gubernamentales, incluidos los estados de Nueva York y Maine, de EE. UU., han suspendido las iniciativas ecológicas que implementan las prohibiciones de plásticos de un solo uso, como bolsas de compras minoristas, ya que es menos probable que propaguen gérmenes que los transportistas de telas reutilizados con frecuencia. Otro ejemplo son los envases de poliestireno no prohibidos ya que son indudablemente efectivos como paquetes para llevar y entregar a domicilio alimentos de restaurantes.

Mientras tanto, la demanda de ciertos tipos de productos intensivos en plástico está aumentando. Esto incluye carcasas y piezas para equipos médicos como respiradores y ventiladores, así como equipos de protección personal (EPP) para trabajadores de la salud tales como máscaras, batas y gafas. Y a medida que los hospitales y clínicas en algunas áreas luchan por mantenerse al día con la afluencia de pacientes, otros productos médicos estándar continúan ayudando a la causa desde jeringas de policarbonato y componentes IV, hasta tubos médicos de PVC y bolsas de sangre.

Impresión 3D al rescate

La fabricación aditiva también tiene un papel vital que desempeñar. Recientemente, una empresa italiana de impresión en 3D llamada Issinova entró en acción al realizar una ingeniería inversa de una válvula para una máquina de ventilación, y en cuestión de horas pudo producir reemplazos para válvulas agotadas que ayudaron a salvar la vida de varias personas en un hospital, en Brescia.

Informes de noticias locales afirmaban que la compañía usó un proceso de extrusión de filamentos y varias máquinas de modelado por deposición fundida (FDM) para imprimir en 3D una válvula de plástico a un costo aproximado de 1$ por pieza. La parte original cuesta alrededor de 11.000$, según el informe. Otros ven oportunidades adicionales para usar la impresión 3D para producir componentes médicos muy demandados ante la escasez continua de piezas.

Mientras tanto, en Wisconsin, se informa que los fabricantes de láminas de PET, los impresores de 3D y las empresas de empaques están uniendo fuerzas para producir protectores faciales de plástico transparente muy necesarios en el sistema de salud de la Universidad de Wisconsin.

Es cierto que los desafíos relacionados con la sustentabilidad permanecen en lo que respecta a los desechos de plásticos pero no se puede negar el papel que juegan todos los días, particularmente durante la actual crisis pandémica.